4 relatos cortos sobre elefantes

¡Qué poderosos y bellos son los elefantes, ¿verdad?! Y qué posibilidades dan narrativamente hablando, en cuentos cortos.

Como muestra, un botón. O mejor dicho: cuatro. Porque cuatro son los relatos cortos que podéis leer sobre los elefantes. El primero de los cuentos es anónimo, el resto llevan la firma de Alfonso Reyes, Jean–Pierre Claris de Florian y Bertolt Brecht.

Disfrutad estos cuatro relatos cortos sobre elefantes. Creo que os van a gustar.

Rebajas
Mientras escribo (Best Seller)
  • King, Stephen (Author)

Mincuento anónimo: Los ciegos y el elefante

Un día seis sabios quisieron saber qué era un elefante. Como eran ciegos, decidieron hacerlo mediante el tacto.

El primero en llegar junto al elefante chocó contra su ancho y duro lomo y dijo:

–No cabe duda, el elefante es como una pared.

El segundo, palpando el colmillo, gritó:

–Esto es tan agudo, redondo y liso que el elefante es como una lanza.

El tercero tocó la trompa retorcida y gritó:

–¡Dios me libre! El elefante es como una serpiente.

El cuarto extendió su mano hasta la rodilla, palpó en torno y dijo:

–Está claro, el elefante es como una columna.

El quinto, que casualmente tocó una oreja, exclamó:

–Aun el más ciego de los hombres se daría cuenta de que el elefante es como un abanico.

El sexto, quien tocó la oscilante cola apuntó:

–El elefante es muy parecido a una soga.

Y así, los sabios discutieron largo y tendido, cada uno excesivamente terco en su propia opinión y, aunque parcialmente en lo cierto, todos estaban equivocados.

Microrrelato de Alfonso Reyes: La elefanta

Los elefantes de un circo que llegaban a la ciudad de México se escaparon en la estación y, espantados con los pitos de las locomotoras, se echaron a correr por las calles, enfurecidos, haciendo destrozos. Un pobre señor salía con su mujer y su niña de alguna comida con amigos y traía su par de copas. Al pasar junto a él, a la elefanta le tiraron de la cola. El animal se volvió, lo levantó con la trompa, lo aplastó en el suelo y lo pisoteó. Me parece todavía más horrible el dolor de la viuda y la hija, porque no pueden ni contar de qué murió el pobre hombre. Si dicen “Lo mató una elefanta”, todo el mundo se echa a reír.

Cuento corto de Jean-Pierre Claris de Florian: El elefante blanco

En varios países de Asia se venera a los elefantes, en especial los blancos. Tienen por establo un palacio, comen en recipientes de oro, todos los hombres se postran ante ellos y los pueblos luchan para arrebatarse tan preciado tesoro. Uno de estos elefantes, gran pensador, inteligente, le preguntó un buen día a uno de sus conductores por qué le rendían tantos honores, dado que en el fondo él no era más que un simple animal.

–¡Ay! Eres demasiado humilde –fue la respuesta–. Todos conocemos tu dignidad y toda la India sabe que, al abandonar esta vida, las almas de los héroes armados por la patria habitan por un tiempo en los cuerpos de los elefantes blancos. Nuestros sacerdotes lo han dicho, por lo tanto debe ser así.

–¡Cómo! ¿Somos considerados héroes?

–Sin duda.

–De no serlo, ¿podríamos disfrutar en paz, en la selva, de los tesoros de la naturaleza?

–Sí señor.

–Amigo mío, entonces déjame ir, porque te han engañado, te lo aseguro; si reflexionas comprenderás de inmediato el error: somos altivos pero cariñosos; moderados pero poderosos; no injuriamos a los más débiles; en nuestro corazón, el amor sigue las leyes del pudor; pese a la situación privilegiada en la que nos encontramos, los honores no han modificado nuestras virtudes. ¿Qué más pruebas se necesitan? ¿Cómo es posible que alguien haya visto en nosotros el menor rasgo humano?

Juego de bolígrafos de caligrafía, 7 plumas estilográficas con diferentes puntas y 40 cartuchos de tinta, juego de caligrafía para principiantes, MU-09
  • 7 puntas de caligrafía: este juego incluye 7 plumas estilográficas con 6 puntas de diferentes tamaños y 1...
  • Cartuchos de tinta: 40 cartuchos de tinta con 14 colores diferentes, te permiten experimentar una caligrafía...
  • Convertidor de tinta: cada pluma estilográfica tiene un convertidor de recarga de tinta, que puede permitirte...
  • Idea de regalo: el mejor regalo para personas que aman las letras y la escritura a mano. A los niños,...
  • El paquete incluye: 7 plumas estilográficas, 40 cartuchos de tinta, 7 convertidores de tinta.

Relato corto de Bertolt Brecht: El animal favorito del señor K.

Cuando se le preguntó cuál era el animal que más le gustaba, el señor K. respondió que el elefante. Y dio las siguientes razones: el elefante reúne la astucia y la fuerza. La suya no es la penosa astucia que basta para eludir una buena persecución o para obtener comida, sino la astucia que dispone la fuerza para grandes empresas. Por donde pasa este animal queda una amplia huella. Además, tiene buen carácter, sabe entender una broma. Es un buen amigo, pero también es un buen enemigo. Es muy grande y muy pesado, sin embargo es muy rápido. Su trompa lleva a ese cuerpo enorme los alimentos más pequeños, hasta nueces. Sus orejas son adaptables: solo oye lo que quiere oír. Alcanza también una edad muy avanzada. Es sociable, y no solo con los elefantes. En todas partes se le ama y se le teme. Una cierta comicidad hace que hasta se le adore. Tiene una piel muy gruesa; contra ella se quiebra cualquier cuchillo, pero por naturaleza es tierno. Puede ponerse triste. Puede ponerse iracundo. Le gusta bailar. Muere en la espesura. Ama a los niños y a otros animalitos pequeños. Es gris y solo llama la atención por su masa. No es comestible. Es buen trabajador. Le gusta beber y se pone alegre. Hace algo por el arte: Proporciona el marfil.

Un relato corto panameño

Relato corto de John Steinbeck: Los crisantemos