El hombre que caminaba | Relato corto de Francisco Rodríguez Criado

el hombre que caminaba, relato corto, Francisco Rodríguez Criado

Este relato, «El hombre que caminaba», está incluido en mi primer libro, «Sopa de pescado» (Editora Regional de Extremadura, Mérida, 2001). Es uno de los primeros textos narrativos que escribí. Se trata de una de esas no-historias de no-personajes que no van hacia ninguna parte que tanto me gustaban… y me gustan. 🙂

Adiós, Cordera | Relato de Leopoldo Alas ‘Clarín’

Adiós, Cordera, cuento de Clarín

Rosa, menos audaz, pero más enamorada de lo desconocido, se contentaba con arrimar el oído al palo del telégrafo, y minutos, y hasta cuartos de hora, pasaba escuchando los formidables rumores metálicos que el viento arrancaba a las fibras del pino seco en contacto con el alambre. Aquellas vibraciones, a veces intensas como las del diapasón, que, aplicado al oído, parece que quema con su vertiginoso latir, eran para Rosa los papeles que pasaban, las cartas que se escribían por los hilos, el lenguaje incomprensible que lo ignorado hablaba con lo ignorado; ella no tenía curiosidad por entender lo que los de allá, tan lejos, decían a los del otro extremo del mundo.

El indulto | Relato corto de Emilia Pardo Bazán

Magnífico relato, soberbio, de la escritora gallega Emilia Pardo Bazán: “El indulto”. Una historia que recoge el sufrimiento de una pobre mujer que habrá de convivir con su agresor (su marido), una vez este salga de la cárcel. Emilia Pardo Bazán (1851–1921) escribió muchos y buenos relatos cortos (unos 500), que siguen manteniendo su vigor … Leer más

El primer milagro | Cuento navideño de Azorín

el primer milagro, cuento de Navidad de Azorín

El pastor se ha retrasado un poco esta noche. El pastor regresa de los prados próximos al pueblo, todas las noches, poco antes de sentarse a la mesa el anciano. El pastor apacienta una punta de cabras y un hatillo de carneros. Cuando llega, después de la jornada, por la noche, encierra su ganado en una corraliza del huerto y se presenta al amo para dar cuenta de la jornada del día. El anciano, un poco impaciente, se ha sentado a la mesa. Le intriga la tardanza del pastor. La cosa es verdaderamente extraña.

El reincidente (relato corto de Rafael Sánchez Ferlosio)

cuento de Sánchez Ferlosio

El lobo, viejo, desdentado, cano, despeluchado, desmedrado, enfermo, cansado un día de vivir y de hambrear, sintió llegada para él la hora de reclinar finalmente la cabeza en el regazo del Creador. Noche y día caminó por cada vez más extraviados andurriales, cada vez más arriscadas serranías, más empinadas y vertiginosas cuestas, hasta donde el pavoroso rugir del huracán en las talladas cresterías de hielo se trocaba de pronto, como voz sofocada entre algodones, al entrar en la espesa cúpula de niebla, en el blanco silencio de la Cumbre Eterna.

Un marido sin vocación (relato de Enrique Jardiel Poncela)

Enrique Jardiel Poncela es uno de los máximos representantes del humor literario del pasado siglo. El suyo fue un humor poco convencional, más intelectual que el que venía escribiéndose en su época. Con ciertas resonancias al teatro del absurdo, escribió novelas, obras de teatro, guiones cinematográficos, ensayos… Es autor de libros emblemáticos como Eloísa está … Leer más

El Monte de las Ánimas (relato de Gustavo Adolfo Bécquer)

el monte de las ánimas, Gustavo Adolfo Bécquer

La noche de difuntos me despertó, a no sé qué hora, el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.

Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca, y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato, me decidí a escribirla, como, en efecto, lo hice.

Primera novela (relato corto)

primera novela, relato corto, paso del tiempo

Tras escribir FIN no lo dudé dos veces: imprimí la novela, la introduje en un sobre y me marché a la oficina de correos para enviarla a Xorpescu, una editorial del norte que presta dedicación especial a los escritores noveles. “¿Urgente?”. “No, correo ordinario”, respondí. Al fin y al cabo, no había que esperar demasiada fortuna de aquel envío. Volví rápidamente a casa para reanudar actividades metafísicas que últimamente tenía abandonadas (fregar los platos, planchar la ropa, cambiar las sábanas…); justo en el momento de abrir la puerta, sonó el teléfono.